Madre María Josefa DEL CORAZON DE JESUS

Favores

G.V.G.Getafe (Madrid)

14 de Abril de 2019

Del coma volvió a la vida sin secuelas

Estando mi primo José Luis V.P. en México en diciembre de 2018, me comunicaron que tras una intervención urgente que habían tenido que hacerle, había tenido dos infartos y había quedado en coma. Como estoy muy agradecido a la Madre María Josefa del Corazón de Jesús, desde el primer momento se lo encomendé a ella. Cuando me dijeron el 16 de enero de 2019 que venía de camino a España al hospital de Getafe, ese mismo día fui al Cerro de los Ángeles a pedir a las Carmelitas una reliquia de la Madre María Josefa para llevársela en cuanto pudiese. Mi primo estaba en la UCI en estado muy grave, y los médicos nos decían que estuviésemos preparados para lo peor. Como los primeros días, por la gravedad, no pude entrar en la UCI, entregué la reliquia para que se la pusieran y en cuanto se la pusieron, mi primo empezó a mejorar. A los pocos días pude entrar a verlo, comprobando que tenía la reliquia puesta en la cama, y aunque no podía hablar por estar intubado, se notaba que entendía y contestaba con gestos. Fui varias veces y seguía allí la reliquia y mi primo seguía mejorando. Lo pasaron a planta el 29 de enero, aunque por haber contraído en la UCI un virus que consideraban grave, estaba en régimen de aislamiento.
Cuando me enteré que la reliquia de la Madre María Josefa se había quedado en la cama de la UCI, fui a llevarle otra. Después de ponerle la reliquia, al primer análisis que le hicieron, el virus había desaparecido y pude ir a verlo, comprobando en la conversación que mantuve con él que la memoria y el entendimiento los tenía perfectos, recordando nuestras andanzas de antes. El día 19 de febrero le dieron el alta en el hospital y le mandaron a un centro de rehabilitación. Desde la primera vez que fui a verle en ese centro, a pesar de no haber recuperado peso y estar muy flojo, me pidió irnos a pasear con su andador y pasábamos el rato andando.
El día 15 de marzo le mandaron a casa completamente recuperado.
El 14 de abril fuimos los dos juntos al Carmelo del Cerro para dar gracias a la Madre Mª Josefa del Corazón de Jesús y delante de las monjas nos enseñó la reliquia de la Madre que ha metido en el móvil para no perderla.

Además del agradecimiento que tengo a la Madre Mª Josefa por la recuperación de mi primo José Luis, personalmente tengo que agradecerle todo lo que me ayuda, especialmente en mi operación de cáncer en la cara, que aunque sin evitar la intervención ni los dolores, ha facilitado todo, tanto por parte de los médicos, como por parte de mi recuperación, que ha ido asombrosamente rápida y en todas las pruebas que me han hecho en año y medio está todo limpio.

Lo mismo mi mujer como yo, nos encomendamos en todos los problemas y necesidades a ella y por todo tenemos que decir: “¡Gracias, Madre María Josefa!”

A.B.A. Médico Neurocirujano
Madrid

29 de Marzo de 2019

Ante la gravedad del enfermo se rezó a la Sierva de Dios, y curó.

RELATO DE LA ENFERMEDAD
Y CIRCUNSTANCIAS CLÍNICAS DE JOSÉ

El domingo 27 de enero de 2019 durante la guardia ordinaria del servicio de neurocirugía del Hospital San Rafael en Madrid, se me requirió desde la UCI donde había ingresado un joven de 16 años con signos neurológicos graves que requería valoración y tratamiento urgente. Acudí a la llamada y allí estaba José, con un cuadro neurológico que se veía de importancia. Se comprobó mediante TAC craneal que tenía una colección infecciosa intracraneal. Hay que señalar que José se mostraba tranquilo, confiado en los que le tratábamos. Con una aceptación de su enfermedad que quizá no correspondiera a su edad, lo cual a mí me llamó la atención.

Al día siguiente su estado había empeorado, comenzaba a presentar hemiparesia izquierda, fiebre y continuas crisis comiciales focales. Estaba previsto realizarle una resonancia craneal, pero cuando llegué al hospital la resonancia no había podido comenzar, pues José, en el interior de la máquina se negaba a ser sedado (lo cual era totalmente necesario) hasta que acudiera el sacerdote a asistirlo, pues decía que de pasarle algo grave, quería estar preparado. Esto se llevó a cabo, y se realizó la prueba, que confirmó la existencia de un Absceso Cerebral Subdural, y hallazgos, que incluso apuntaban a la posibilidad de lesiones más graves como el infarto cerebral frontal en evolución. Dado que el estado de José empeoraba, se decidió intervenirlo quirúrgicamente. La intervención fue bien, pero el estado de gravedad persistía, incluso con cierto empeoramiento.

En esos momentos de lógica preocupación por mi parte, como médico, con la experiencia que tengo de tantos años, viendo la gravedad del caso, la mala progresión de éste, y que afectaba a un enfermo tan joven con tan profundas convicciones religiosas y con miedo de que evolucionara fatalmente, se me ocurrió, también por mis propias creencias, que no estaría de más pedir otra ayuda. Me puse en contacto con las Hermanas Carmelitas Descalzas del convento del Cerro de los Ángeles de Madrid, con quien dada la asistencia que les prestamos, gozamos de una amistad más directa. Mi mensaje fue decirles que tenía un caso grave que iba mal, y que al haberme impresionado la personalidad y convicciones cristianas de José, les rogaba que rezaran por él todo lo que pudieran, porque podía haber un desenlace fatal; como siempre, me contestaron que empezarían de inmediato y que se lo encomendarían a la Sierva de Dios, la Madre María Josefa del Corazón de Jesús.
Al día siguiente, cuando llegué al hospital, para mi sorpresa, el estado clínico de José había cambiado de forma radical, la recuperación era patente con mejoría del nivel de conciencia y de la hemiparesia, y la fiebre había remitido.

Una vez dado de alta en la UCI, siguió el tratamiento en planta, donde la mejoría era cada vez más evidente, sin apreciarse secuelas neurológicas de ningún tipo.
Cuando quedaba poco tiempo para el fin del tratamiento al que estaba siendo sometido, presentó de forma brusca una crisis de pérdida de fuerza en la pierna que le hizo tener una caída en la habitación. Se le realizó una Resonancia Craneal, que mostró la aparición de dos abscesos cerebrales, por lo que se decidió someter a José a una nueva intervención craneal el día 9 de marzo de 2019, para el drenaje y extirpación de estos. Este nuevo incidente se le comunicó a las Hermanas quienes me contestaron que seguirían rezando por él a la Madre Mª Josefa a quien desde el principio se lo habían encomendado y le hicieron llegar a José una reliquia de la Sierva de Dios. La intervención fue bien. A partir de ese momento, se continuó con los tratamientos habituales en estos casos y con los controles médicos pertinentes. La mejoría era cada vez más evidente. Fue dado de alta a su casa una vez finalizado el tratamiento antibiótico, el día 29 de marzo, curado sin secuelas y solamente citado para revisión en consulta.
En la última revisión ambulatoria realizada en la consulta externa, José ha recuperado su vida totalmente normal, siendo la última Rm. Craneal normal sin ninguna otra alteración, descartándose nuevos abscesos, así como el infarto cerebral que parecía existir en el transcurso de la enfermedad.

Como resumen de todo el proceso, decir que se trató de un caso de afectación cerebral infecciosa grave que parecía avocada a un desenlace fatal, que mostró una evolución totalmente favorable tras el comienzo de las oraciones de las Hermanas y la reliquia de la Madre. Que no solo José, sino toda la familia fueron un claro ejemplo de valiente aceptación cristiana de la enfermedad, incluso en los más críticos momentos de esta. He sabido después que ha ido José con sus padres y hermanos al Cerro de los Angeles a dar las gracias a la Sierva de Dios y a las Hermanas por su curación.
Quisiera finalmente agradecer la ayuda prestada por las Hermanas por sus oraciones y la confianza depositada por José y su familia en nuestra labor quirúrgica al dejarnos encargados de este caso tan delicado.

Guillermo Ferre Ibanez

10 de Noviembre de 2018

Nacimiento María

Una vez más nos hemos puesto en manos de la Madre María Josefa del Corazón de Jesús. En esta ocasión ha sido para el tan esperado nacimiento de nuestra hija María. Han sido unos meses difíciles ya que los resultados de las pruebas que se han llevado a cabo durante el embarazo no salían como esperábamos. Los médicos han ido pidiendo más y más análisis pero la respuesta siempre era la misma: “con los parámetros que salen no podemos descartar ninguna alteración, malformación, síndrome…etc”. En todo momento supimos que fuese cual fuese la voluntad de Dios, María iba a ser un ángel en la tierra. Desde el primer día confiamos en Madre María Josefa del Corazón de Jesús y le rezamos a diario en familia, sabia que no nos iba a fallar. Finalmente, María nació el día 30 de Octubre de 2018, pesó 4.1 kg y esta sanísima, la han visitado los médicos y todo esta como debería. Muchos de los médicos todavía no se lo creen y dicen que es un caso fuera de lo normal. Para nosotros solo hay una explicación, un milagro concedido por la intercesión de Madre María Josefa del Corazón de Jesús.

Personalmente siempre he encontrado apoyo en Madre María Josefa del Corazón de Jesús y en todas de las Hermanas Carmelitas Descalzas del Cerro de los Ángeles con las que me une una estrecha relación. Y en esta ocasión, en la que Dios ha querido que María sea su herramienta para que tantísima gente rece y potencie su Fe acercándose a Él, tanto Madre María Josefa del Corazón de Jesús y en todas de las Hermanas Carmelitas has estado a nuestro lado.

Animo a todo el mundo a confiar en la Madre María Josefa del Corazón de Jesús y dejar en sus manos aquello que tanto deseamos. Sigo pidiendo por Madre María Josefa del Corazón de Jesús