Madre María Josefa DEL CORAZON DE JESUS

Favores

Florencia

03 de Junio de 2013

Paz en la familia y claridad

Quiero agradecer a la Madre María Josefa el favor concedido en mi matrimonio. Venía hace tiempo discutiendo con mi esposo un percance que parecía no tener solución, sino que por el contrario, cada vez creaba más distancia entre nosotros. Estaba yo leyendo el libro de la Madre Maria Josefa, cuando en esos días volvió la misma discusión, y en un momento antes de seguir defendiéndome, me encomendé a la Madre María Josefa del Corazón de Jesús para que me ayude con qué palabras responder. Fue un instante en el cual la luz que me envió Dios por medio de su sierva Maria Josefa, me hizo ver a mi esposo como un ser necesitado de amor y compasión. En ese segundo la álgida discusión se esfumó y mi interior se llenó de Paz. No sé cómo pasó pero una presencia Divina, transformó en amor la discordia y la lucha por demostrar los aciertos de cada uno. Gracias Madre Maria Josefa por transformar mi pobre corazón en dulzura y comprensión con él. Me hizo entender lo pobres que somos sin el auxilio divino.

MARIA YOLANDA MANRIQUE GIL

02 de Mayo de 2013

Sanación de un tumor de colon

Quería agradecer a la Madre María Josefa su intercesión ante Dios por mi madre que el año pasado en febrero fue intervenida de un tumor en el colon. La operación fue muy agresiva y la recuperación lenta y dura. Este mes la oncóloga nos ha dicho que los marcadores estaban muy bien y nos ha citado para revisión dentro de 6 meses. Gracias Madre María Josefa por tu intercesión, sé que Dios ha intervenido en ello. Asimismo quiero pedir, de nuevo, a la Madre María Josefa que interceda por mi padre y consiga de Dios su sanación, que no tenga dolores y tenga paz. ´Muchas gracias.

Juan Antonio Cano

08 de Abril de 2013

Gracias M. María Josefa por ayudar a mi hijo.

Mi hijo nunca viajó en avión hasta que un día inesperado, día en que su empresa lo envío a Brasil; primero a Río y de allí a Curitiva. Por horarios de aviones, surgió algún problema de enlaces, esto le preocupó muchísimo puesto que le esperaban con nombre señalizado en el aeropuesto. Todo esto le angustió bastante. Por segunda vez, al siguiente año, lo mandan nuevamente a Minas, y... aquí, vamos. Encomendé muchísimo a la Madre María Josefa su cuidado. La ida, sin problemas, pero a la vuelta casi iba (por problemas de enlace), justísimo de tiempo, cuando llegó a ese enorme aeropuesto vio en su linea de embarque una inteminable cola; como dirigido por una fuerza superior, se le ocurrió pasar toda esa es cola y llegar justo a la zona de facturación, pasó sin más alcanzando por segundos el avión de regreso a casa. Contado tal y como lo vivió, está clarísima la interveción de la M. María Josefa. Es para mí un apoyo. La quiero muchísimo porque siento su ayuda.